Cumpleaños

Autor: Cristian Aguilera Moreno

Son las 9 am en una casa en el centro de la ciudad. Dentro de ella un tipo de 30 años va caminando apurado en dirección a la puerta de su casa para visitar a su madre por su cumpleaños. La madre se encuentra asilada en una clínica mental al norte. El joven coge 2 buses y camina para llegar a tiempo a su visita semanal. Al llegar, un doctor le avisa en recepción que no puede subir y le entregan una carta firmada por su madre, la paciente. Comienza a leer la carta.

  

Guayaquil-Ecuador

3 de marzo del 2020

Hola, ¿cómo estás? Perdona la tardanza, es que siempre hay algo en la vida que se me olvida, siempre hay algo que hago mal, como vivir por ustedes y no por mí. Desperdiciar mis anhelos para ser esclava de la ausencia de mi esposo y de mí misma como madre. Es que mi papá fue igual conmigo, siempre ausente, siempre histérico, siempre violento… Es por eso que soy así, aún en contra de mis deseos. Mis deseos son otros, uno de ellos es verme liberada del peso de las culpas, ya que ni la religión ha hecho que deje de llorar tanto.

Me considero una creyente, sí… Del daño que me he causado y que he causado a los demás, es por eso que ahora que ustedes han crecido me han abandonado; solo me queda el futuro, mi eterna promesa, el que aún cree en la familia. Es que tú siempre fuiste mi pequeño, pero te parecías tanto a todo lo que no tolero de otros que simplemente me descubrí bestia contigo y te castigué sin ninguna razón. Pero esto no es más que otra manera de justificar todo lo que no hice por ti.

Quisiera pedir perdón por vestirlos de la manera más horrible posible, por ponerles esas camisas calurosas y esos pantalones de tela que me recuerdan a mi papá y mi esposo.

Nunca dejé que crecieran libres de pensamiento, pero peor aún, nunca dejé que jugaran con otros por el terror a que les hicieran algo y exactamente por lo mismo no dejaba que nadie viniera de visita. Los parques me asustan porque son muy extensos… La casa en la que pasaron su niñez, fue la peor tortura que a tu padre se le pudo ocurrir, es por eso que no podía permitirles salir a ti ni a tus hermanos… No con toda esa gente ahí. Sin embargo, por cuidarlos los entregué a peores manos, manos resentidas como las mías.

Yo veía la violencia de la que eran víctimas, pido perdón una vez más por no hacer nada, yo estaba totalmente aterrada porque la imagen de aquel torturador me seguía persiguiendo. Mi padre versión más joven y ambicioso, listo para demostrar que él es el gran varón elegido, mi madre y su gran respeto que me heredó por los que mantienen el hogar, que siempre eran ellos; un padre, un hermano, un esposo.

Me he ganado tu desprecio ya lo sé, pero nada de lo que te diga ahora hará que cambies esa imagen que tienes de mí, porque tu padre siempre fue malo para ayudarme en estas cosas de la crianza, y lo entiendo… Yo también intenté criarlo.

Mi mayor miedo es no tener la certeza de nada, ni que hacía, ni donde estaba… Podía imaginármelo, pero eso me golpeaba más fuerte, hubiera preferido un golpe de puño por lo menos lo hubiera visto venir.

Perdón por botarte cosas que para mí eran viejas e inservibles, pero que para ti eran llenas de valor y afecto. Perdón por no tenerte paciencia a la hora de ayudarte a hacer las tareas y castigarte por no aprenderte una fecha o la tabla del 7. No fue buena idea hacer que aprendas todo de memoria, pero tenía poco tiempo y mis preocupaciones eran otras, me exasperaba que no pudieras hacer algo solo y que siempre tuvieras hambre. Me molesta que valores ponerte ropa y accesorios viejos a ponerte lo nuevo que te regalo, que maltrataras tu cuerpo, que tuvieras amigos equivocados, que no te enamores de una buena mujer, que no creyeras en Dios, que repitas los pasos de tu padre y que me hagas infeliz, tanto como él y todos los hombres de mi vida lo hicieron conmigo, o sea que me lleves siempre la contraria.

Decir que también tengo varios traumas no me ayuda a arreglar las cosas contigo, porque sé que tienes muchos problemas para ubicarte en la vida o en coordinar, pero sé que tienes una memoria emocional privilegiada y me siento feliz porque algo te heredé… ¿Qué fecha estamos? ¡Martes 13! ¿Eso no es mala suerte?

No sé muy bien que haces ahora, no lo comprendo, pero sé que eres otro y lamento no poder verte ser otro en escena, es que mi vida ahora se trata de cumplir con los compromisos pendientes conmigo misma, espero entiendas… Acá me sigo complicando en todo, hasta para contar una historia, se ha vuelto difícil hablar hasta el final sin interrumpir al otro como una campesina queriendo arar grandes hectáreas de…

Te enseñé a trabajar la tierra, a cultivar los alimentos y a lidiar con los animales. Sigo sin dormir mucho, pero sueño bastante… Más despierta. No tengo ganas de hacer nada, tengo pereza, me siento cansada, quiero descansar, tener paz. No recuerdo todo lo que tengo que hacer… Limpiar, alimentarlos, darles ánimos… dejar todo listo para el día siguiente, poner una alarma que no voy a escuchar porque quiero dormir una hora más, buscar algo en qué ocupar mi tiempo que sea productivo, que ayude…

Ya no me dejan que te escriba mucho porque como no predico con el ejemplo ya no soy confiable… Me encantaría tener una visita tuya y poder comer un poco de pastel… Sería lindo.

Pd: Si recibes esta carta es posible que ya no esté en este plano de la realidad.

 

Te bendigo hoy, mañana y siempre. Con amor, tu madre.

Todos los derechos reservados. Esta obra no podrá ser montada ni su texto reproducido de forma parcial o total, sin la autorización previa del titular del Copyright.

Cristian Aguilera Moreno

Actor Guayaquileño. Tecnólogo en Teatro con mención en Actuación en el ITAE. Ha participado en obras de teatro, danza, videos musicales y cortometrajes desde 2012. Ha recibido premios y reconocimientos por su participación en festivales: XVII Encuentro Nacional de Teatro Universitario y Politécnico del Ecuador ENTUPE, 2013; Premio Único Festival de Artes al Aire Libre FAAL, 2014; CCE-NG, XVII Festival de Teatro José Martínez Queirolo, 2015.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todos los derechos reservados por Arcano | Desarrollado por: SmartCloud WS.

Subir ↑