¿De qué va la dramaturgia femenina?

Por: María de Lourdes Falconi Puig

De pie ante el muro.  Me apoyo en él un momento para tomar aliento.  Respiro.
Y comienzo de a poco el difícil arte de mudar de pies. (1)

Siempre me ha llamado la atención la cita: “Y el verbo se hizo carne”.  Me parecía entender que se trataba de un llamado, un desafío –grande, por cierto- a encarnar la palabra, es decir, pasar a la acción los preceptos contenidos en el libro; tomar esas líneas y, más que aprendérselas de memoria cual libreto para la representación, incorporarlas a la experiencia cotidiana para vivirlas realmente.  La dicotomía ha estado allí, desde el principio de los tiempos, y los libros solo dan cuenta de ello, recogiendo y agrupando en palabras la experiencia humana, con toda su carga de ciencias y saberes; luego, todos somos los  protagonistas de la propia historia que se va hilvanando en función de las lecturas subjetivas que vamos haciendo.

Me gusta la narrativa y escribo cuentos desde los quince, pero… los he dejado en papeles por años, hasta verlos cambiar de color.

Un buen día descubrí la dramaturgia.  Había leído teatro desde la secundaria, pero nunca se me ocurrió intentar escribirlo.  Se dice que las mujeres somos más verbales y que tenemos necesidad de contarnos, de comunicar.  Conocida es la historia de las mujeres en la literatura y cómo éstas han tenido que vérselas, para lograr tener una voz en un espacio copado por varones.

Cuando en el sistema en el que se crece -familia, entorno social- la persona no tiene mucho espacio de palabra, ésta se acumulará, y como el magma, encontrará una fisura para salir a la superficie, quemando y arrasando en unos casos, o canalizando todo ese material hacia alguna forma de expresión poética y estética.  Y ha sido así como muchas mujeres hemos llegado a las letras y al drama.

Gracias a la escritura dramática descubrí la alquimia de hacer del verbo carne.  Tomar la palabra y convertirla en acción.  Buscar el conflicto y lidiar con él, para al fin conseguir que, tanto en la escena como fuera de ella (en lo que llamamos “la vida real”) la experiencia sea genuina, verdadera, desde un cuerpo pensante y una mente sintiente.

Fue así que me surgió la urgencia de publicar textos dramáticos aquí, en Guayaquil-Ecuador, en un espacio-tiempo en el que el paradigma dominante no era compatible con la noción de publicar dramaturgia femenina, entiéndase: dramaturgia textual, escrita por una mujer.  El texto dramático, visto como un “pre-texto” para la obra teatral, relegado a segundos y terceros lugares, no se consideraba para una publicación editorial, por lo que hube de hacerlo por cuenta propia.  Así nació Mudar de pies y otras piezas breves (2016), una edición particular salida de mi bolsillo y de mis entrañas.

“Al lado de un teatro antiliterario, visual y multimedial se ha desarrollado un teatro de autor en el cual el texto juega un papel primordial sin que, por ello, los otros signos teatrales y las técnicas desconstruccionistas hayan perdido su importancia.”  (Floeck, citado por Garnier, Lo trágico en femenino, p. 20).

Fue así como inicié una búsqueda personal para encontrar otras mujeres de habla hispana escribiendo y publicando sus textos dramáticos, para constatar que afortunadamente las hay por todas partes, tanto en Latinoamérica como en España.  Y al leer sus obras, así como antologías y ensayos teatrales sobre el tema, de manera particular sobre la producción de las dramaturgas españolas, encontré las coincidencias:

“Las dramaturgas actuales, junto al papel de representación, subrayan de manera especial el valor de la palabra, del texto.  En este sentido, una de las características que las singulariza es su preocupación por el lenguaje, a la vez que adoptan una clara actitud de compromiso, y sus textos se erigen en una respuesta significativa a una situación particular.” (Gutiérrez Carbajo, Dramaturgas del siglo XXI, p. 61).

Para los teóricos de la sociología y la filosofía, la estética de la postmodernidad es el reflejo de una desagregación de las ideologías que impele al individuo contemporáneo a ubicarse en el aquí y ahora, y le condena a afrontar -como único destino- su vida cotidiana.  Este enfrentamiento con lo cotidiano pasa a ser el territorio del re-surgir de lo trágico, y es en este territorio donde las dramaturgas contemporáneas cultivan sus obras.  No es un teatro de presentación, nudo y desenlace a la manera aristotélica, y su palabra es acción pero también es poesía.  Su teatro ya no es un espacio para la purgación catártica, sino una “tarea” que el espectador se lleva a casa para elaborar y resolver en la vida real.

“Se hace necesario desarrollar la identidad y la subjetividad femenina sin renunciar a ser mujeres.  Los valores de los que las mujeres son portadoras no están suficientemente reconocidos y apreciados, incluso por las mismas mujeres.  Sin embargo, son valores que el mundo de hoy necesita con urgencia, tanto para tener una relación más cuidadosa con la naturaleza como para establecer una relación más auténtica “con el otro”.” (Gutiérrez Carbajo, Dramaturgas del siglo XXI, p. 23)

Los teóricos del teatro dicen que las dramaturgas actuales, junto al papel de representación, subrayan de manera especial el valor de la palabra, del texto.  Será porque nuestra herramienta primordial es la palabra, y en la necesidad de tener un espacio para la palabra, la hacemos pública.  Y así, en vez de arrojar ríos de lava hirviente,  echamos mano del arte como remedio y protección.

(1)  Mudar de pies y otras piezas breves, 2016, p. 31

Artículo publicado en la revista El Telón del Teatro Sánchez Aguilar, edición julio/agosto 2018.

Revista El Telón

María de Lourdes Falconi Puig

Escritora y dramaturga.  Estudió Literatura en la UCSG.  Su formación teatral la realiza como autodidacta y tomando diversos talleres con reconocidos maestros nacionales y extranjeros.  Autora de publicaciones en prosa y teatro, entre ellas el libro de textos dramáticos Mudar de pies y otras piezas breves (2016). Directora de Arcano artes escénicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todos los derechos reservados por Arcano | Desarrollado por: SmartCloud WS.

Subir ↑