La Taquilla

Autora: María de Lourdes Falconi Puig

En escena, dos personajes. Escoja usted el género.

 

1: ¿Qué haces? ¡No abras la puerta!

2: Pero entán tocando…

1: ¡No importa! ¡No abras!

2: Al menos deja ver quién es.

1: ¡No! No te asomes por la ventana.

2: Está cerrada la cortina, no me voy a asomar solo déjame ver quién es.

1: ¡No importa quién sea! Será un extraño… seguramente.

2: ¿Cómo puedes saberlo?

1: Porque si fuera un familiar, amigo o alguien conocido me hubiera contactado por whatsapp para anunciar su visita.

2: “Anunciar su visita”… (ríe).

1: Además, mira la hora que es… faltan veinte minutos para el toque de queda.

2: La cantidad de vida que corre en veinte minutos… en quince. ¿Te acuerdas del microteatro?

1: ¿Qué tiene que ver eso ahora?

2: No sé… es que lo recordé cuando hablaste de veinte minutos…

1: Quince, treinta, sesenta, noventa o ciento veinte, ¡qué más da! El toque de queda se viene y nos coge a todos por igual. Además, una cosa es microteatro y otra cosa es teatro breve, ¡a ver si te aclaras de una vez!

2: Cierto. (Pausa breve) ¿Entonces?

1: ¿Entonces qué!

2: ¿Qué hago?

1: ¡No abras la puerta!

2: ¿Y si veo por la…?

1: ¡No te asomes a la ventana!

2: ¡Que no me voy a asomar, te digo!, solo déjame ver por un ladito de la cortina…

1: ¡¡Nooo!! Es mejor así, no te muevas. No hagas ruido. No respires.

2: ¿Que no respire? ¡Me muero, pues!

1: Mejor la muerte que el encierro cruel.

2: ¿Qué dices!

1: Digo que no estamos hechos para el aislamiento. Necesitamos de los demás para vivir.

2: Claro, entiendo. Los ensayos, las funciones, los aplausos, los abrazos…

1: ¡La taquilla! Necesitamos de la taquilla para vivir, ¿entiendes? ¡No es una metáfora, por dios!

2: Uy, eso sí que sonó comercial… (pausa breve) ¿Qué propones?

1: ¡Qué sé yo!… Esta pandemia es una tragedia para el teatro.

2: ¿Para el teatro?

1: ¡Sí, para el teatro!

2: Y… ¿qué es el teatro?

1: ¿Ah?

2: Digo, ¿el teatro tiene tripa?

1: No entiendo.

2: ¿En serio crees que el teatro peligra por esta pandemia?

1: ¿Ah, no!

2: ¡Pues no! Creo… Creo que los que estamos en riesgo somos nosotros, los implicados. Nosotros sí tenemos tripa y necesitamos comer.

1: Cierto.

2: Hoy somos nosotros y mañana serán otros… Podemos morir ahora mismo y el teatro continuará en el tiempo, con otros creadores, actores y actrices bajo la luz.

1: Tienes razón. Y dejándonos de retórica, lo que nos urge aquí y ahora es la subsistencia.

2: Llenar la tripa.

1: Y el alma. Como dijo… “El valor de una obra de teatro no depende de su extensión sino de su potencia, de su capacidad para transmitir al espectador la experiencia.”

2: ¿Quién lo dijo?

1: ¡Ah, qué sé yo… ya lo olvidé! No me pidas la referencia que no soy intelectual.

2: ¡Jesús! (se persigna y toca madera). Que no te escuchen los académicos del teatro.

1: No te preocupes, no pueden escucharnos. Ellos están en la otra orilla… más allá de las palabras, más allá de las necesidades del cuerpo, más allá… mucho más.

2: ¿Se murieron?

1: No. Son inmortales ya.

2: Por el distanciamiento.

1: Correcto.

2: Pero, ¿y nosotros? ¿Los humildes teatreros?

1: ¡Ja! No hay teatrero humilde (ríe).

2: Bueno… eso es parte del proceso, también. Observar el ego, esa lucha interior…

1: ¡Y exterior! (interrumpiendo). El conflicto es el ingrediente base en la dieta del histrión. No conformes con vivirlo en la escena, lo trasladamos a la cotidianidad…

2: Siguen llamando a la puerta.

1: ¡Ignóralo! Ya se cansará.

2: ¿Y si no se cansa?

1: Todos nos cansamos de llamar y no ser atendidos. Ya se irá.

2: Triste destino.

1: ¿El de quién? ¿El del insensato que insiste, resiste y persiste? ¿O el del sordo que no atiende el llamado?

2: El de los dos. Ambos ganan o pierden, juntos.

 

Pausa.

 

2: Abriré la puerta.

1: ¡¡Nooo!! ¡No lo hagas por favor! ¡Ponte el tapabocas!

2: ¿Cuánto tiempo más hemos de usar tapabocas? ¡Que cada quien cante sus “verdades” y el resto que no joda! Que afuera hay un mundo más grande que el metro cuadrado donde damos brincos y volteretas para terminar mordiéndonos el rabo, como perros neuróticos.

1: ¡Pues para eso ha de servir el tapabocas! Para que cada quien medite sus palabras antes de ladrar con rabia… que quizás necesitamos hablar menos y escucharnos más.

 

Pausa.

 

1 y 2: ¿Tienes miedo?

1 y 2: Sí.

 

Se apagan las luces. Al fondo, se abre una puerta y la luz exterior surca la escena.

Telón.

Todos los derechos reservados. Esta obra no podrá ser montada ni su texto reproducido de forma parcial o total, sin la autorización previa del titular del Copyright..

María de Lourdes Falconi Puig

Escritora y dramaturga.  Estudió Literatura en la UCSG; diplomada por el CELCIT de Argentina en Escritura Dramática.  Su formación teatral la realiza como autodidacta y tomando diversos cursos y talleres con reconocidos maestros nacionales y extranjeros.  Autora del libro de textos dramáticos Mudar de pies y otras piezas breves (2016); publicaciones en prosa, artículos sobre temática teatral para revistas especializadas y prensa escrita. Profesora de Dramaturgia en el Estudio Paulsen. Directora de Arcano Artes Escénicas, donde dicta sus talleres de Dramaturgia Textual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todos los derechos reservados por Arcano | Desarrollado por: SmartCloud WS.

Subir ↑