Lectura dramatizada o el goce de leer teatro

Por: María de Lourdes Falconi Puig

Oscuro.  De la oscuridad emergen diez presencias alineadas a lo ancho del escenario.  Una tenue luz va revelando de a poco sus cuerpos.  Todos vestidos de negro; sentados con las manos apoyadas sobre sus rodillas, dejan ver algo de piel expuesta: brazos, antebrazos o pantorrillas.  Los pies, desnudos y en contacto con el suelo, parecen estar enraizados en la tierra.  La imagen es dramática.  Hay un silencio perfecto que llena el espacio, ese silencio que hace intuir que pronto pasará algo importante.

Así abre la escena en la primera lectura dramatizada que tuvo lugar en la Sala Zaruma, el pasado 2 de agosto.  Gracias a un convenio entre la Universidad de las Artes (UArtes) y el Teatro Sánchez Aguilar, los estudiantes realizaron la lectura dramatizada de la obra La asamblea de las mujeres, de Aristófanes; con la adaptación y dirección de Marcelo Leyton, docente de la universidad.

La asamblea de las mujeres es una comedia griega del siglo IV a.C., que toca temas de política y género que son de sorprendente actualidad.  La obra cuenta la historia de un grupo de mujeres lideradas por Praxágora, quienes pretenden llegar al poder, para lo cual se disfrazan de hombres con las ropas de sus maridos, e ingresan a la asamblea para convencer a los varones de ceder a las mujeres el control de Atenas, argumentando que ellas podrían hacer una mejor gestión de gobierno, considerando además que esta es la única fórmula que no han probado aún.

Al momento de realizar la lectura, los estudiantes de la UArtes introdujeron una novedad: en lugar de sujetarse al tradicional formato de papel en mano, lo hicieron leyendo el texto que se proyectaba en una pantalla colocada en la parte posterior de la sala, detrás del público; lo cual les proporcionaba mayor libertad de movimiento en la escena.

La lectura dramatizada es una modalidad que nos permite acercarnos al teatro desde la lectura de un texto, y que en este caso, nos facilita acceder al rico conocimiento de lo humano que caracteriza a las obras clásicas, y que quizás, de no ser por esta manera de contarlas, rara vez tendríamos la oportunidad de apreciar, ya que poco se las monta en escena en la actualidad.  He allí la riqueza de la escritura.

El siglo XX significó para el teatro el descubrimiento de la dimensión del cuerpo del actor.  En Europa, figuras como Meyerhold, Artaud, Decroux, Grotowski, Barba –entre otros- aportaron para la consecución de lo que se conoce como la dramaturgia del actor, que lo sitúa a éste como el creador de una dramaturgia desde la escena, a partir de la relación cuerpo-espacio, y donde el texto deja de tener primacía o incluso puede ser inexistente.  Buena parte del teatro latinoamericano, como los colectivos teatrales, trabajan de esta manera.

Hoy se habla de la dramaturgia del actor, del director, del escenógrafo… en fin, son muchas las capas que conforman el hecho teatral, cierto es, y desde todas ellas se crea;  pero la dramaturgia desde el texto nunca desapareció, y ambos caminos se han desarrollado en paralelo a lo largo de los años.  Ambos son vastos territorios para la más profunda y fértil exploración; para crear otras realidades posibles, porque para eso está el teatro y sus diversas maneras de abordarlo.

El teatro no deja de asombrarme. Es tan plástico y maleable, tan versátil. Nada rígido es compatible con él; cualquier intento de solidificarlo sería atentar contra su esencia… inasible. El teatro es movimiento; siempre mutará a nuevas formas y siempre regresará para retomar lo anterior, deconstruirlo y darle nueva vida. El teatro, por humano, va y viene en ese mecer continuo que deja rastro… para facilitar los retornos que transforman futuros.

El teatro es una hermosa paradoja.

Artículo publicado en la revista El Telón del Teatro Sánchez Aguilar, edición septiembre/octubre 2017.

Revista El Telón

María de Lourdes Falconi Puig

Escritora y dramaturga.  Estudió Literatura en la UCSG; diplomada por el CELCIT de Argentina en Escritura Dramática.  Su formación teatral la realiza como autodidacta y tomando diversos cursos y talleres con reconocidos maestros nacionales y extranjeros.  Autora del libro de textos dramáticos Mudar de pies y otras piezas breves (2016); publicaciones en prosa, artículos para revistas especializadas y prensa escrita. Directora de Arcano artes escénicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todos los derechos reservados por Arcano | Desarrollado por: SmartCloud WS.

Subir ↑