Rapsodia de un sobreviviente

Autor: Luiz Carlos Laranjeiras

Soliloquio con propuesta de «dramaturgia de conexiones colaborativas» y/o «dramaturgia híbrida». Los enlaces indicados en las rúbricas son accedidos por los lectores, que se conectan con las intenciones del autor e interactúan con los materiales audiovisuales de la cadena de acciones. «Dramaturgia de las conexiones colaborativas» y «dramaturgias híbridas» son términos/conceptos creados y grabados oficialmente en ensayos y textos por el autor para designar las recientes obras de su producción dramatúrgica, que proponen el uso de las tecnologías de la información y la comunicación y los recursos audiovisuales en la lectura, cumpliendo con los nuevos requisitos de recepción estética y aprehensión de obras de teatro y escritura del texto dramatúrgico con pandemia y post-pandemia.

 

CARACTERES

DIONISIO – actor, director teatral, dramaturgo, filósofo; canta y toca la guitarra.

 

CANCIONES:

PAIDÉIA POST-PANDEMIC – Ancesteatralidades, del autor, improvisada en la viola;

URUBU MALANDRO – Pixinguinha, flauta, instrumental; g1930 26/03; duración: 3:12;

https://br.video.search.yahoo.com/search/video?fr=mcafee&p=pixinguinha#id=30&vid=d668da07efb02da2c76ee04d2e325339&action=view

SANGUE DO BAIRRO – Chico Science & Nação Zumbi, álbum Afrociberdelia (1996); duración: 3:08 minutos; banda sonora de la película Baile Perfumado (1996), de Paulo Caldas y Lírio Ferreira;

https://br.video.search.yahoo.com/search/video?fr=mcafee&p=chico+science+%26+na%C3%A7%C3%A3o+zumbi#id=7&vid=964f5990a0c34cb6ddf88b73e6f954ce&action=view;acceso a la música solamente, duración 2:12:

         https://www.youtube.com/watch?v=TPSoY4SQMdE ;

BRASA, BRASIL, BRASILIA – canción del autor, guitarra.

Está oscuro. Se puede escuchar desde lejos la voz de un poeta cantante con viola, el poema PAIDEA POST-PANDEMIC; la voz puede ser en vivo o grabada en un podcast como radio o programa de radio desde el teléfono celular o mensaje de audio de WhatsApp.

 

¡Buenos días, siglo XXI! ¡Buenos días, 2020!

¡Es una broma o es la pandemia de la era posmoderna!

En la post-pandemia cualquier sociología, economía, ingeniería,

psicología, antropología, teología es delirio, es broma,

la educación es para nosotros vivir sin poesía,

la filosofía occidental es vana, vil, vulgar, loca.

Desde el virus Corona, Sócrates y la razón cartesiana

se alejan del ser humano parte de la naturaleza y no la dominan,

y ser la obra de arte original y genuina.

Solo existo si me expreso: esta es la esencia de mi verdad.

La opresión es la navaja en la garganta, el cincel del señor que talla

el cuerpo sin expresión que no canta ni baila, sólo funciona,

sin voz, sin deseo, sin alegría, sin juerga ni libertad.

 

Es hora de que cada uno cultive y siembre su jardín,

todo el mundo quiere el bien, el amor, la justicia y la fortuna,

que la paz, la alegría, la suerte siempre digan que sí

en la triste y fría hora del hambre, pandemia, hambruna y amargura.

Sin viola, escenario, piso, vida de comida es desesperación.

Con el arte, el sueño, la fiesta, la fe y la batucada sanamos y vivimos no es un error,

el gran libro del mundo está escrito con la tinta de la abundancia.

 

Las luces se abren en la sala de la casa en las afueras de una ciudad en el sur y/o Centroamérica. Libros de filosofía, trofeos de teatro en el estante, en una mesa una caja de sonido amplificador con efectos de luces, cuaderno, teléfono móvil, dos taburetes de madera indígenas, armadillo y oso hormiguero, una silla, una guitarra. Ventana cerrada en segundo plano. Carteles de obras y películas latinoamericanas recientes y antiguas en la pared de fondo. Las imágenes y vídeos del cuaderno se proyectarán en la pared. Una red de suspensión extendida corre a través de la parte inferior de la etapa de lado a lado. Dionisio hace la siesta en la hamaca con el libro Memoria del fuego, de Eduardo Galeano, caído sobre su pecho. El sonido del teléfono celular, un cuerno de payaso, suena tres veces, como el «bastón de Moliere», anunciando la función. Dionisio tranquilamente se levanta y busca su teléfono celular por sonido.

DIONISIO

(tararea)

«La educación es para nosotros vivir sin poesía. Solo existo. Solo, yo existo, creo. Solo existo si me expreso. No hay que mirar fijamente en el confinamiento. (Recoge el teléfono; calma) ¡Hola! Buenas noches. (Escucha) ¡Telemarketing! ¡Grabación! (se apaga) Ser Zen es necesario. Ser zen es el objetivo en cuarentena. Desde el 13 de marzo, viernes, 2020 en aislamiento por la pandemia del nuevo Coronavirus. (Pausa) No tengo miedo de hablar solo, dialogar con mi alma, pensar en voz alta. La soledad trae un montón de buenos pensamientos y sabiduría. En la pandemia vierto ideas. Es una corriente que emana de la conciencia. Abro la conciencia, hablo en primera persona. ¿Qué hay en mi alma? Evito los pensamientos pesados. No me hago hacer nada. La inactividad sin excusa, sin culpa. La inactividad no es aburrimiento. ¿El aburrimiento es la molestia de la ociosidad? Culpa sin culpa. Me siento… (interrumpe; enciende el cuaderno, emocionado) Brasil tiene hambre de afecto. La gente maltrata, no hay abrazo. Tratado con gritos, juramentos. Pedagogía del cascudo, de la ignorancia. ¿Cómo aprender así? Brasil necesita afecto. ¡La gente tiene hambre de abrazos! (Gritos) ¡Quiero hacer teatro! ¡Ríe, llora, abraza, besa al mundo! Estar lejos del escenario me mata. Lo necesito, o estoy muerto. Sin viola, escenario, piso, vida es desesperación. Con el arte, el sueño, la juerga, la fe y la batucada sanamos de la pandemia y vivir no es un error. El gran libro del mundo está escrito con la tinta de la abundancia. Como la abundancia de la alegría de la música de Pixinguinha. Saludaré la alegría y me daré un crisol de afecto.

 

Dionisio accede en el cuaderno el “chorinho”, ritmo brasileño URUBU MALANDRO, con Pixinguinha en la flauta. La imagen de Pixinguinha se proyecta sobre la pared. Dionisio baila una coreografía improvisada de felicidad; tiempo de música, 3:12 minutos; acceso:

https://br.video.search.yahoo.com/search/video?fr=mcafee&p=pixinguinha#id=30&vid=d668da07efb02da2c76ee04d2e325339&action=view.

 

El chorinho es dueño de mi alma, la samba es dueña de mi cuerpo. Pixinguinha es cariñosa, es afecto en este momento de la pandemia y el pandemonio político. La música calma el alma. ¡Gracias, Pixinguinha! (Piensa en voz alta) ¿Fue un sueño o una pesadilla que tenía ahora durmiendo en la hamaca? ¿Tonos de ensueño y pesadilla? En el sueño presenté La tormenta, de Shakespeare en el campo de fútbol en la comunidad de Vila Kennedy en Río para los niños. Magia, sentido del juego, comunión de afectos, risas y encantamientos de los niños. Se rieron mucho del Calibán que estaba haciendo y se burlaron del Próspero del mago Ilo Krugli. El latido de la tierra y el pensamiento, el corazón y la razón, Calibán y Próspero. La palabra escrita y la ciencia. La palabra hablada, en oración y canto, y la daga de Calibán. Las palabras escritas son remedios de la razón. Oraciones y canciones son remedios del cuerpo y el alma. ¿Pueden las palabras escritas o habladas ser venenos? ¡Soy Calibán! Somos Calibanes aprendiendo el idioma de Próspero para superarlo con otras lógicas no occidentales, argumentos no indoeuropeos. ¿O somos «axilas eruditos”, como yo Calibán llamado Próspero? En las universidades los eruditos triunfan la apariencia del ser y el conocimiento. Calibán es la esencia del ser trópico-americano y no pasa en el torniquete de las universidades. (Feliz) Soñar con niños riendo es un regalo, alboroto de los niños es siempre un buen sueño.

 

Dionisio accede en el cuaderno a la sangre del clip de música del barrio (duración: 3:08), Chico Science & Nação Zumbi, Afrociberdelia (1996); el clip se proyecta en la pared: https://br.video.search.yahoo.com/search/video?fr=mcafee&p=chico+science+%26+na%C3%A7%C3%A3o+zumbi#id=7&vid=964f5990a0c34cb6ddf88b73e6f954ce&action=view;acceso a la música, duración 2:12: https://www.youtube.com/watch?v=TPSoY4SQMdE; el habla es rítmica, alterna y vibra con música, pulsante, casi cantando.

 

En la pesadilla Brasil estaba rodeado por un muro de fuego. El fuego limita con altos muros en llamas que aíslan al país del mundo. El fuego limita con las arenas de las playas de los 7.367 km de costa. Fronteras contra el fuego en bosques y playas. ¿Quién defendió a Brasil en la pesadilla? Lampião y sus rebaños. Se ha multiplicado y se encuentra en el corazón de Brasil, en el “Planalto Central”, la Meseta Central. (Música cesa; cierra el cuaderno). Besouro, Moderno, Ezequiel, Candeeiro, Seca Preta, Labareda, Azulão, Arvoredo, Quina-Quina, Bananeira, Sabonete, Catingueira, Limoeiro, Lamparina, Mergulhão, Corisco, Volta Seca, Jararaca, Cajarana, Viriato, Gitirana, Moita-Brava, Meia-Noite, Zambelê. Lampião lana con la revolución. Son los nombres de los “cangaceiros” de Lampião. Sueño, urgente. Destrucción y pesadilla, los males de Brasil son. (Enfático) Brasil tiene hambre de afecto. La vida hace de la vida una pesadilla. Sindicato del crimen en el gobierno. ¿Si reaccionamos y luchamos el camino de la película Bacurau? ¿O peleas como Lampião? Marielle Franco y la conductora Anderson Gomes, que murió el 14 de marzo de 2018, llevarán a la «familia» a la cárcel. Marielle está amenizada en la pelea. El dolor se convirtió en una lucha. Todo el mundo siente su presencia como luz, un espectro político merodeando por la Meseta Central. ¿Quién ganaría las elecciones al senado en Río de Janeiro en 2018? El hijo del ignorante entró. Hoy en día en Brasil, la justicia en uniforme, pero no habla, la justicia arde, pero no hierve, la justicia se ralentiza, pero no falla… ¡Familia de milicianos del sindicato del crimen en la cárcel! Divino, maravilloso. Sueño colectivo de los abandonados locos por el afecto. Brasil está en una soledad colectiva, sin afecto, empatía y respeto. Tenemos una cuna espléndida, pero el Brasil gigante está dormido en una hoja de cartón y cubierto con periódico en la calle. Sensación de abandono. La pandemia nos hace chuchos. Sobrevivimos, chuchos abandonados. El abandono es la nueva condición existencial de ser un perro en la pandemia. (Irónico) Sí, yo, Dionisio, filósofo, director teatral, autor-actor donado a Filosofía, soy un perro de origen tugurio. He estado haciendo teatro en la margen para siempre. No hay clases medias y altas de apellidos inmigrantes europeos que sean patrocinadoras y muevan la producción artístico-cultural. No hay sangre de los señores de la casa grande. Darcy Ribeiro en el programa Roda Viva (1995) hace un juicio antropológico sobre la formación y el significado del pueblo brasileño. Brasil no se desarrolla como un poder de conocimiento debido a la codiciada herencia de esclavos de la clase dominante. Esas son sus palabras. No tengo sangre ni soy hijo y descendiente de amos esclavos que llevan en su alma la inclinación del señor, que compra a los hombres y con el látigo quita todo lo que puede dar. Los esclavos están condenados a luchar por la libertad y el destino de los señores es convertirlo en el carbón que arde para dar ganancias y mover su producción y riqueza. La clase dominante está infectada y deseducada. O nos tomamos en serio Brasil y asumimos que la gente debe ser alfabetizada y es el centro de la política, que lo que es cierto para un país es pensar en los niños y el pueblo. O asumimos la actitud zorra de la clase dominante, en la que la gente compuesta de negros, esclavos, pobres, es carbón para quemar y no importa lo que le pase. El brasileño promedio lo piensa y tiene esta actitud perversa y pervertida. No hay mejor lugar en el mundo para construir y hacer un país… Lo que se atasca es la clase dominante gruñón, mediocre, codiciosa, agria y podrida. En el teatro y en las artes en general, anteriormente accesible para unos pocos, siempre son los mismos artistas y grupos los que ganan los edictos. Puedes financiar tus obras de teatro, pero… ¿Cómo ser parte y girar la rueda de la historia de la cultura? Sí, yo, Dionisio Passos Dias Avelar Vita Félix, soy un artista latinoamericano, un perro marginal, sobreviviente. Inventé ese nombre. Perro soñador, pensé en ser creativo y fresco con un nombre ideográfico, «ideogramático», «ideopoético», Dionisio Passos Dias Avelar Vita Félix, lo que significa lo siguiente: Dionisio, dios del teatro, pasa sus días velando por la vida feliz del público. El arte trae felicidad y el teatro muestra su poder en la vida de las personas. Cualquiera que no haga o vea teatro es infeliz. (En un sn1, emocional) ¿Cómo está el hijo Thiago Mairum en Tabatinga, Amazonas? Leticia en Colombia es una calamidad con la pandemia. Tabatinga el hijo dice que está bien. Se necesita valor para ser un antropólogo indigenista en el Vale de Javari, en los bosques sin fin y ríos amazónicos, en el corazón de la barbarie epidémica entre los pueblos indígenas, los aislados, los de reciente contacto y los pueblos establecidos en ciudades, contrabandistas… Oh, “antropoeta” hijo, los espíritus del bosque están contigo. Extraño oír tu guitarra, tu canto, tu risa, tu voz. Oh, ¿escucharé el podcast Copiô, pariente? de ISA, Instituto Socioambiental, que usted indicó para conocer las noticias.

 

Enciende el altavoz, accede al podcast a través de bluetooth en el teléfono; hora: 9:41 pm; enlace: https://www.youtube.com/watch?v=r34iyVX2mY8. Dionisio puede avanzar partes; sugerencia del autor a los directores: actualizar los accesos al podcast, lo que se escucha en la presentación es siempre el último boletín real de la isa publicada. El podcast termina.

 

El virus no puede llegar a las aldeas. Las viejas son las bibliotecas. Los pueblos indígenas tienen sus medios de protección contra el Coronavirus con hierbas, cánticos. Conservan el conocimiento y las experiencias de sus mayores. ¿Está Brasil preparado para las formas de vida integradas con la naturaleza? Si el bosque está de pie es debido a la ciencia de los pueblos indígenas y “quilombolas”. La clase media descendiente de la codiciosa clase dominante piensa que el indígena es un indio de una película estadounidense. ¿Quilombolas? Creen que la cultura está comprando baratijas en Miami. Es la joven democracia brasileña desde la invasión portuguesa en 1500. ¿Por qué los tucanes no aceptaban el juego democrático? ¡Gobierno de la milicia! No hablo el nombre del diablo, el demonio. (Se sienta en el taburete, en el armadillo) Un día la historia explicará las calamidades, las noticias falsas que llevaron al idiota al poder. Trama de tragicomedia que resulta ser una tragedia política. Shakespeare tampoco crearía los caracteres/personajes, un «dramatis personae» con figuras tan extrañas, morales y éticamente podridas. Brasil se hundió y ahora tratamos de nadar hasta la playa para no morir. El país sangra con la espada de la fe neo pentecostal y una vez más está hambriento de codicia neoliberal. Ahora darían sus frutos para los resultados de las políticas progresivas y afirmativas de inclusión y justicia social. La élite no comparte el país con los pobres. Universidad es para los hijos de la élite. La gran casa sigue violando a las hijas e hijos de los aposentos de esclavos. Brasil nace de una violación sociológica, digo, en una alegoría de la formación de la sociedad brasileña. Los negros y los pobres ocuparon las universidades. Aquí está la revolución. El error no fue crear leyes y salvaguardias constitucionales para convertir esto en una revolución permanente. La élite esclava no acepta la nueva realidad social. Pobre es servir. ¿Descreo Brasil y la vida? Pesadilla, tragedia política. Brasil es un empate político que quema Brasilia. Brasilia es una brasa política quema Brasil. ¡La vida es lucha y sueño, urgente! ¡Es soñar y luchar contra la vida, urgente!

 

Dionisio toma la guitarra y toca la canción BRASA, BRASIL, BRASÍLIA.

 

La tierra es roja,

el infinito está ahí,

Brasa, Brasil, Brasilia,

la sangre de la gente está aquí. (bis) 

Todo el mundo viene de las cuatro esquinas,

con tus sueños, encantos y desencantos,

todo por el amor de Dios,

nadie es para mí,

lo que es mío, es mío,

cada hombre por sí mismo. (bis)

Brasa, Brasil, Brasilia,

la sangre de la gente está aquí,

un día mata la ley del trabajo,

el otro día condena al trabajador. (bis)

Todo por el amor de Dios,

todo para los tuyos,

nadie es para mí.

Los tres poderes no son de Dios,

lo que es mío, es mío,

cada hombre por sí mismo. (bis)

Soledad de la ciudad, ciudad sólida,

servidumbre de la ciudad, ciudad feroz,

ciudad sin ciudadano, ciudad voraz,

ciudadano desafortunado.

Brasilia, Brasil, Distrito Federal,

ciudad sin ciudadano. (bis)

 

Se puede escuchar el sonido de explosión de ametralladora, unos cuantos disparos de revólver. La luz cae sobre Dionisio con la guitarra. Silencio. Tres tiros más. Quietud. Oscuridad.

Todos los derechos reservados. Esta obra no podrá ser montada ni su texto reproducido de forma parcial o total, sin la autorización previa del titular del Copyright.

Luís Carlos Ribeiro dos Santos

Río de Janeiro, Brasil. Con el nombre artístico Luiz Carlos Laranjeiras, es actor, director teatral, dramaturgo, director musical, escenógrafo, doctor en Artes Escénicas por la Universidad de Sao Paulo/USP/Brasil; Maestría en Filosofía; miembro del Grupo Multidisciplinario de Estudios e Investigación en Arte y Educación/USP/Brasil; ex-profesor de la Universidad de Brasilia/Brasil. Ha participado y ganado premios en festivales en Argentina, Perú, Cuba, España y Portugal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todos los derechos reservados por Arcano | Desarrollado por: SmartCloud WS.

Subir ↑